La polución en Shanghái, la capital económica china, alcanzó esta semana niveles de extrema gravedad y obligó a retirar vehículos oficiales de las calles, detener las obras de construcción y mantener a los niños en el interior de los edificios.

Las autoridades de la ciudad, la más poblada de China, han recomendado a los niños, los ancianos y quienes padezcan problemas respiratorios o cardiacos que se mantengan en el interior de los edificios.
Asimismo, quedaron suspendidas las actividades deportivas en el exterior, y se ha retirado de la circulación el 30 % de los vehículos oficiales, mientras que las obras de construcción, una constante en la pujante capital financiera china, han quedado suspendidas.

Como consecuencia de la contaminación, las autoridades chinas declararon ya el jueves una alerta amarilla, el segundo indicador más grave en una escala de cuatro niveles cromáticos, para Shanghái y otras provincias del este.
La habitual polución que provocan las superpobladas grandes urbes del desarrollado este de China se ve agravada estos días por un clima estático, sin fuertes vientos ni lluvias, y la escasa actividad del aire frío que envuelve la región durante esta época del año, lo que ha favorecido la condensación de los contaminantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s